El Trade Marketing y la PLV

cajas metacrilato a medida

El Trade Marketing y la PLV

Ya hemos insistido en entradas anteriores del blog en que, para triunfar con una estrategia de PLV dentro de un plan de marketing hay que tener varias cosas en consideración. La estrategia e PLV ha de estar claramente definida. La calidad ha de imperar por ejemplo a la hora de dar forma a cajas metacrilato a medida. Pero, en todo este contexto, ¿qué es el Trade Marketing? En realidad la pregunta sería quién es el Trade Marketing ya que estamos hablando de un profesional.

Dentro del departamento de marketing, hablamos de la persona que se encarga del canal de distribución, siempre teniendo en mente la llegada del producto al cliente final. Teniendo en cuenta el amplio abanico de productos a disposición del consumidor en el mercado y el gran número de canales de distribución existentes, es lógico que a veces se haga complicado destacar por encima de la competencia. Ahí es donde entra en juego el Trade Marketing. Entre sus funciones, destacan las de acelerar las ventas con una buena planificación, coordinar promociones o hacer llegar el merchandising, con la PLV de Expoplac incluída. En otras palabras, el Trade Marketing implementa la necesaria estrategia de imagen, comunicación y marca.

Teniendo en cuenta que, en el punto de venta, el cliente toma la decisión última acerca de qué adquirir, es lógico que reforzar ahí la publicidad sea básico. No en vano, la decisión de compra depende de muchos factores entre los que figuran la luz y la música del establecimiento. Hemos de estudiar además la ubicación concreta de un expositor e incluso la legibilidad de las letras que imprimamos en él. Como seguro que te habrás dado cuenta, influye también el ambientador que se use en los locales comerciales. En todo lo anterior es determinante el papel del Trade Marketing. Este profesional no puede olvidarse nunca de que la misión de ganar al consumidor empieza desde que este entra por la puerta hasta que llega a la zona de caja. Por descontado, una misión que tendrá más visos de cumplise echando mano de una efectiva PLV. Para que, además de que el cliente tome en firme la decisión de compra, se haga fiel a la marca en cuestión.